CARMELO RODERO. TODA UNA TRADICIÓN FAMILIAR





No hay nada como empezar el curso escolar con una comida entre amigos. Silvia nos preparó unos entrantes fantásticos y un arroz meloso con calamares, habitas y langostinos. En la carta de vinos pude ver un vino de una bodega  que me apetecía probar. Se trataba de la Bodega Rodero.


Procedente de una familia de viticultores de la ribereña localidad de Pedrosa de Duero, Burgos, Carmelo RODERO pertenece a la cuarta generación de viticultores. Sus bisabuelos elaboraban el vino en los clásicos y antiguos lagares, hasta que se fundó la Cooperativa Vinícola de Pedrosa de Duero, de la cual sus abuelos fueron fundadores. Continuando con dicha trayectoria Carmelo RODERO comenzó cultivando las viñas pertenecientes a su familia durante unos años, más tarde decidió desvincularse de ésta, y con 50 hectáreas de viñedo, comenzó vendiendo sus uvas a la mítica Bodega Vega Sicilia durante 14 años.


En 1990 inició su propia andadura. Apostó por el futuro y la calidad sabiendo que la base de un gran vino pasa por unas buenas uvas, por lo que Bodegas RODERO se enorgullece de que desde su primera elaboración en 1991, todos sus vinos han sido premiados en las ferias y catas más importantes, tanto nacionales como internacionales, sirviendo de contraste y reconocimiento de su calidad. Carmelo Rodero apoyado por su esposa Elena ve continuada su acción emprendedora gracias a la incorporación de sus hijas Beatriz y María muy involucradas en el proyecto. Beatriz, su hija mayor, Ingeniera agrícola (especialidad en viticultura) y Enóloga por la Universidad de Burdeos (Francia), se ocupa de la dirección técnica de la bodega. Ella ha heredado de su padre la pasión por la viña y el vino. Más información en  Bodegas Rodero.
Tomamos Carmelo Rodero roble. Un vino ligeramente por debajo de 10 euros que en los restaurantes podéis encontrar  entre los 15 y los 20 euros.



CARACTERÍSTICAS DEL VINO


Elaboración

Tinta del País (Tempranillo) 100, procedente de viñedos propios con una edad de entre 5 y 20 años y con una elaboración clásica con uvas despalilladas y semiestrujadas.
Control de temperatura en fermentación y maceración. Fermentación maloláctica en depósito de acero inoxidable a 20-22º C.

Envejecimiento

Crianza de 9 meses en barrica de roble francés y americano. Botellero mínimo tres meses antes de su comercialización.

Nota de cata

Nos ofrece a la vista un limpio y brillante color cereza. En nariz, un intenso aroma floral y a fruta roja del bosque, ensamblada en toques lácticos y vainillas, propios de su paso por madera. En paso en boca resulta amplio, elegante, persistente y aterciopelado. Temperatura de servicio entre 14-16ºC.

Maridaje

Carnes Ligeras, Cocidos, Embutidos, Huevos, Pasta Italiana, Setas.



Comentarios

Entradas populares