HUEVOS TRUFADOS. UN AROMA INCONFUNDIBLE


La pasada semana una gran compañera tuvo el detallazo de regalarme una trufa negra. La trufa negra es la más apreciada en España y Francia donde algunos la denominan como el "Diamante negro de la cocina". Su color es negruzco o gris con tonos violáceos. Tiene forma irregular y se parece a un trozo de carbón. Su peso es variable, desde unos 20 hasta unos 300 g. La piel es muy fina y está recubierta de verrugas. Su cuerpo es carnoso y compacto, más blanquecino cerca de la piel y grisácea hacia el centro hasta convertirse en un color marrón violáceo. Presenta un olor intenso y picante y un sabor agradable, aunque ligeramente amargo. Su recolecta depende mucho del clima, entre el final del otoño y a lo largo de los meses de invierno.
El uso principal es el culinario, debido a su aroma y sabor únicos, siendo muy apreciado en la cocina europea, particularmente en España, Francia (especialmente en la Borgoña y el Périgord) e Italia.



LA RECETA



Cogeremos media docena de huevos y los colocaremos en un recipiente hermético junto a la trufa fresca, previamente lavada y envuelta en papel absorbente, pero sin tapar del todo la trufa. Lo cerraremos, lo colocaremos en el frigorífico y lo dejaremos un par de días. La gran porosidad de la cáscara del huevo permitirá que su interior se impregne del aroma de la trufa. Después podremos utilizar los huevos para hacer flan trufado, añadir los huevos a cualquier relleno, o simplemente comérselos fritos laminando un poco de trufa por encima en el momento de servir. Yo preparé unos huevos fritos con virutas de jamón y unas patatas a lo pobre. Finalmente añadí la ralladura de la trufa. Un aroma angelical que una vez lo conoces, nunca más se te olvidará.















Summary: truffled eggs with ham, potatoes and chips. A pleasure for the senses.


OS DEJO OTROS APERITIVOS 



COCA DE SARDINA MARINADA CON QUESO CREMOSO Y TOMATE CONFITADO


Comentarios