CERVEZA DAMM INEDIT. LA CERVEZA DE FERRÀN ADRIÀ Y SU EQUIPO.



Tuvimos una comida familiar y yo me encargué de comprar la bebida. Cuando fui a comprar las cervezas me detuve al verla. Elegante como una botella de vino y con tan solo una estrella en su cuerpo daba indicios de su origen. Del cuello le colgaba un pequeño cordón rojo con un librito en la que nos mostraba el porqué y como se había elaborado está gran cerveza. Me encantó su diseño, me encantó el concepto y más aún su sabor.


Desde hace unos años vengo observando que en nuestro país cada vez se elaboran cervezas más variadas. Pequeñas y grandes cerveceras están apostando por la especialización de sus productos para conseguir cervezas de mayor calidad. En este caso estamos ante una cerveza resultado de la fusión dos grandes entidades. Por un lado Estrella Damm y por otro Ferràn Adrià.



LOS ORÍGENES


En la primavera de 1872, August kuentzmamn Damm y su mujer Melanie abandonaron su Alsacia natal con motivo de la guerra entre Francia y Prusia. Como muchos emigrantes de aquella época, eligieron Barcelona. A finales del siglo XVIII, en Alsacia, ya se hablaba de las posibilidades que ofrecían los países del Mediterráneo. Su clima. Su gastronomía. Su calidad de vida. Unos países que, además, vivían en aquellos momentos la efervescencia del modernismo.



En 1876, August fundó su empresa cervecera para seguir haciendo lo que siempre había hecho: elaborar cerveza, lo que continuaron haciendo posteriormente sus hijos y sus nietos. Hasta hoy, son ya once generaciones de Maestros Cerveceros. Después de más de 130 años y once generaciones de Maestros Cerveceros, siguen elaborando cerveza con la misma ilusión con que la primera Estrella salió al mercado. 

Pues bien, de la simbiosis entre los maestros cerveceros de Estrella Damm y de Ferràn Adrià y el equipo de sommeliers de elBulli nace una cerveza con los matices y aromas propios de una gran cerveza. Estamos ante  un coupage único de malta de cebada y trigo, aromatizado con cilantro, piel de naranja y regaliz. Estrella Damm Inedit nace del convencimiento de que era necesaria una cerveza capaz de acompañar con el máximo respeto la mejor gastronomía. Esa es su intención y su virtud, y eso es lo que la convierte en una cerveza diferente, especial, única.



NOTA DE CATA

De alta intensidad y complejidad aromática, su aspecto es ligeramente turbio. Muy afrutada y floral en nariz, con sensación de levadura fresca y recuerdos a especias dulces. De textura cremosa y fresca, suave volumen y carbónico delicado. Postgusto largo y de recuerdo afable.
Una bebida que puede acoger el festival de sabores que nos regala la gastronomía. Los amargos, los ácidos, los ahumados, los acéticos.... todas estas sensaciones que tanto atemorizan a los sommeliers para hacer un maridage tienen solución.

Las vinagretas, los cítricos y los dulces maridan perfectamente con esta cerveza. La burbuja está integrada y es delicada. En cada plato la comunión de notas es diferente, pero puede existir un hilo conductor para todos, para no cambiar las copas, para sentir la continuidad.
Y en cada composición esta cerveza cambia de bouquet y adapta sus cualidades: un carácter suave con personalidad compleja.



SERVICIO

Se recomienda mantener Estrella Damm Inedit en cubitera durante su servicio en copas de vino blanco. Es importante no llenar más de la mitad de la copa para apreciar perfectamente todas sus virtudes.
Temperatura recomendada entre 4º- 8ºC.


Comentarios