ARROZ CON VERDURAS Y LONGANIZAS. EXPRIMIENDO EL FRIGORÍFICO.



Este será uno de los arroces más socorridos que he preparado últimamente. Después de todos los días de fiesta y el frigorífico medio vacío solo me quedaban un par de longanizas y unas pocas verduras. Con esto y un buen sofrito es más que suficiente para que los tuyos te lo agradezcan cuando lleguen a casa a comer. 

Si no tenéis caldo, no os preocupéis. Siempre podemos recurrir a las pastillas de concentrado, que aunque nunca será lo mismo que un buen caldo de pollo, siempre nos puede sacar de un apuro.  





INGREDIENTES (para dos personas)


125 gr. de arroz por persona

2 longanizas

Unas tiras de pimiento italiano

1/4 de berenjena 

1/4 de calabacín

Tomate natural triturado

1 cdta. de pimentón dulce

1 vaso pequeño de aceite

Sal

Azafrán o colorante alimenticio. 

Caldo de pollo y verduras /una pastilla de concentrado de pollo y verduras


cdta.:cucharadita






La cantidad viene a estar entre 100 y 125 gramos por persona. El caldero o paella es preferible que tenga un tamaño más bien grande para que la capa de arroz sea fina y el arroz quede más suelto. Pondremos un vaso de aceite pequeño. Una vez puesto el aceite en el caldero, sofreímos las verduras. 


En primer lugar añadimos la longaniza troceada. Una vez esté doradita le añadimos la berenjena y el calabacín previamente cortados en pequeños dados y unas tiras de pimentón italiano. Una vez esté todo bien sofrito añadimos tomate triturado (100 gramos aprox) y mezclamos los ingredientes hasta que el tomate esté en su punto. A continuación añadimos el arroz y una cucharilla de café de pimentón dulce. Sofreímos un poco el arroz conjuntamente con el resto de ingredientes. Solo queda añadir el caldo bien caliente, aunque en este caso pondremos una pastilla de concentrado de pollo y verduras. Recordad que hay que poner un poco menos del triple de caldo que de arroz. Reservamos un poco por si nos hiciese falta un poco más para finalizar la cocción. 


Como os he comentado es conveniente que el caldo ya esté previamente caliente para no enlentecer el proceso de cocción y así evitar que el arroz se estropee. Podéis utilizar también el caldo de un hervido. Es ideal. Añadimos un poco de azafrán o colorante alimenticio y rectificamos de sal. La cocción tiene que ser alegre al menos los 10 primeros minutos. Después regularemos el fuego y finalmente le daremos un último golpe de fuego para hacer que el arroz se coja un poco para conseguir el famoso “socarraet ”.




Comentarios

Entradas populares