BOMBONES DE FOIE CON REDUCCIÓN DE ARROPE ( CASTANYOLA ).


Las bolitas de foie son un bocado exquisito. Son una delicatessen muy extendida en todo tipo de eventos. Aún así me siguen gustando porque tiene multitud de variables. Se pueden rebozar de muchas cosas. La primera vez las hice con crocanti de almendra y esta vez las he rebozado con frutos secos garrapiñados.



Sin embargo, lo que quiero resaltar hoy es la reducción de arrope que he puesto encima. Una delicatessen que me encontré por casualidad gracias a Vivi "la Planxaora". Como sabéis, las pasadas navidades estuve en casa de Vivi probando las gachas con arrope. El arrope es una reducción del mosto que nosotros los vecinos de Alcàsser utilizamos para hacer las famosas "coquetes d´arrop". Se trata de una coca dulce muy típica de Alcàsser de la que un día os hablaré. 


Pues bien, cuando el arrope se reduce demasiado (se pasa), se convierte en caramelo. Se convierte en lo que nosotros denominamos "castanyola".  Un término, que nosotros los de Alcàsser utilizamos para decir que se nos a hecho tarde. De ahí la expresión:- "Se m´ha fet castanyola", es decir, "Se me a hecho tarde" . Durante aquel  maravilloso almuerzo Vivi nos contó que cuando era pequeña su madre les preparaba piruletas y caramelos de castañola. Una expresión muy bonita con muchos años de tradición que no sabía y que gracias a Vivi hemos podido descubrir.


ELABORACIÓN

Para preparar estos bombones necesitamos una terrina de foie micuit. Cuanto más elevado sea el porcentage de foie de oca o de pato de la terrina, esta será de mayor calidad. Para rebozar necesitaremos pipas y sésamo garrapiñados. Yo los conseguí en  una Feria Medieval donde venden todo tipo de productos.

Cogemos una cucharadita de café y extraemos la cantidad de foie micuit para hacer una bolita de unos dos centímetros de diámetro. Moldeamos con las manos hasta que estén bien redonditas. A continuación en un bol ponemos una cantidad de pipas y sésamo y rebozamos las bolitas de foie. Elaboramos tantas bolitas de foie como sea necesario. Una vez presentadas le añadimos una pequeña cantidad de castanyola por encima. Terminamos con unas escamas de sal para darle un pequeño contraste.

Así de buenas y así de sencillo.