CANELONES DE POLLO. PREPARANDO LA NAVIDAD



Se acerca la Navidad y ya vamos pensando en alguna propuesta para comer o para cenar con la familia en estos días tan especiales. Lo que si que es cierto es que son días de mucho ajetreo y hay que pensar en recetas que podamos dejar preparadas. De ese modo podemos estar junto a la familia y entrar en la cocina lo justo.




He pensado que unos canelones de pollo de corral podría ser una buena propuesta como primer plato. Es una receta que aunque de un poco de trabajo prepararla, nos libera a la hora de reunirnos con toda la familia.

INGREDIENTES (para 4 personas)

2 Cuartos de pollo

Verduras

12 placas de pasta para canelones

1/2 cebolla tierna

1 lata pequeña de paté de hígado de cerdo

750 ml de leche entera

2 cucharadas sopera bien colmadas de harina

1 nuez de mantequilla

Aceite de oliva virgen

Pimienta 

Sal



ELABORACIÓN

En primer lugar pondremos a hervir el pollo junto con las verduras durante unos 30-40 minutos, dependiendo del tamaño de los cuartos de pollo. Añadimos una pizca de sal.  

Mientras se está cociendo el pollo ponemos en remojo las placas de pasta durante unos 20 minutos con agua caliente. 

Cuando tengamos el pollo preparado dejamos que se enfríe y deshuesamos la carne y la vamos dejando en un bol. Guardamos el caldo y las verduras por si queremos hacer un arrocito en otra ocasión. Desmigamos la carne en el bol y comprobamos que no se nos ha colado ningún huesecito que pueda resultar molesto después a la hora de comer. Una vez desmigado salpimentamos y le añadimos la lata de paté de hígado de cerdo. Mezclamos bien y reservamos. 

Seguidamente procedemos a preparar la bechamel. Cortamos finamente la cebolla tierna y con un buen chorro de aceite de oliva virgen en la sartén la sofreímos. Cogemos un vaso y pondremos las dos cucharadas de harina. Removemos con una cuchara hasta que esté bien disuelta en la leche. Vertemos la leche del vaso en la sartén y vamos añadiendo el resto de la leche. Removemos y dejamos que se ponga a hervir. Añadimos sal. 

Nos interesa que esté más bien líquida porque si no después espesará demasiado. Una vez esté lista, añadimos un poquito sobre la carne para que se impregne y quede más esponjosa. 

Preparamos un recipiente con una nuez de mantequilla sobre la base de este para evitar que se puedan pegar. Añadimos también un poquito de bechamel y procedemos a montar los canelones. Los vamos ordenando uno al lado del otro, hasta que nos terminemos la mezcla. A mi me salieron 12 canelones pero puede variar dependiendo los rellenos que estén.



Vertemos el resto de bechamel hasta que queden cubiertos. Introducimos en el horno a 220ºC durante unos 20 minutos y listos. Los últimos 5 minutos los podéis gratinar. Los podéis dejar dentro del horno y precalentarlos cuando vayáis a comer o cenar con la familia. Un plato laborioso pero muy jugoso. Fantástico.








Comentarios