POTAJE DE GARBANZOS Y ACELGAS. PARA LOS DÍAS DE FRÍO.




Este será uno de los platos más reconfortantes del invierno. Ahora que parece que viene el frío es una receta que no puede faltar. Una guiso confortable y ligero. El potaje de garbanzos apetece todo el año pero mucho más en días de frío. Amparo (mi suegra) lo prepara que da gusto. La almendra picada, el huevo duro y los garbanzos con las alubias, juegan entre ellos con sus diferentes texturas, mientras que la patata le da un puntito de espesor que hace que el potaje coja cuerpo en su justa medida. Una verdadera delicia que debéis probar estos días que el frío empieza a asomar.


La acelga es una verdura que se puede consumir durante todo el año pero su mejor época es desde finales de otoño hasta principios de primavera. Se trata de una verdura desde el s. V a de C ya se tienen registros de que los Griegos la utilizaban en su dieta. Se cree que  en la Edad Media ,  fueron los árabes quienes la introdujeron, destacando sus propiedades terapéuticas y medicinales. Curiosamente hoy en día es una verdura de poco calado y baja categoría pero muy saludable. La comunidad Valenciana y Cataluña son grandes productores de acelgas.


INGREDIENTES (para 6 personas)

500 g de garbanzos secos

200 g de alubias blancas

250 g de acelgas en bolsa o un manojo

1 tomate de pera

1 patata pequeña

2 huevos duros

1 ajo

1 puñado de almendras saladas con piel

1 cdta de pimentón dulce


ELABORACIÓN

En primer lugar debemos poner a remojo los garbanzos la noche anterior con agua y un poco de bicarbonato o sal. Las alubias también las pondremos a remojo pero tan solo con el agua. Al día siguiente les quitamos el agua. También tenemos que cocer un par de huevos durante 5-6 minutos. 


Al día siguiente cogemos la olla a presión y ponemos en primer lugar las alubias con agua fría.Vamos calentando el agua y veréis que las alubias sueltan un poco de espuma. Yo la suelo retirar. A continuación ponemos los garbanzos, las acelgas y una patata cortada en pequeños trozos. La patata nos ayudará a espesar el guiso. Mientras el agua se va calentando vamos preparando el sofrito.


Para el sofrito cortamos en pequeños dados el tomate y lo sofreímos. Mientras tanto picamos un ajo con las almendras y las añadimos al sofrito. Por último ponemos una cucharadita de pimentón dulce en el sofrito y retiramos antes de que se queme. Lo vertemos en la olla.


Cubrimos de agua los ingredientes un dedo por encima de ellos. Rectificamos de sal y cerramos la olla. Dejamos que pite durante 30 -35 minutos.


Una vez la olla ya se haya enfriado bastante la abrimos, cortamos los huevos en láminas y lo añadimos. 


Listo para disfrutar en familia.



Entradas populares