ARROZ CON SOLOMILLO DE POLLO, ALCACHOFAS Y FOIE. PURO PLACER.



Creo que soy adicto a los arroces. No hay semana que no coma arroz. Arroz seco, arroz meloso, arroz al horno, no se, el que se me ocurra. Sin embargo, a veces te encuentras con arroces que no se pueden comer fácilmente.



El otro día me recomendaron un restaurante donde según decía un amigo, que le había dicho otro amigo, que hacían un arroz con bogavante buenísimo. Así que yo, hombre de buena fe, en vez de ira lo seguro, me atreví con un arroz con bogavante para cuatro.


El resultado, un arroz pasado con demasiados minutos de cocción elaborado en una cazuela excesivamente pequeña y sin caldo. El  bogavante descuartizado con el problema de las cáscaras, que se mezclan entre el arroz y supone un engorro a la vez que un riesgo para comer. Por ello, es importante asesorarse bien cuando vayáis a comer un arroz, para evitar al máximo cualquier tipo de sorpresa. 

Para preparar este arrocito necesitamos: 


INGREDIENTES (para 2 personas)

125 g de arroz por persona

200 g de solomillo de pollo

2 alcachofas

2 medallones de foie crudo

75 g aprox. de tomate natural triturado

750 cl de caldo de verduras y pollo

1/2 vaso (un poco menos) de aceite de oliva virgen

1 cdta. de pimentón dulce



1 cdta. de colorante alimenticio

sal

cdta: cucharadita


PREPARACIÓN

Como siempre os suelo comentar es muy importante el tamaño del caldero o la paella tenga un tamaño más bien grande (40 cm aprox.) para que la capa de arroz sea fina y el arroz quede más suelto. Yo suelo utilizar un caldero de acero tradicional, los cuales, queramos o no, dejan un sabor muy particular, a diferencia de los porcelánicos. Aunque debe reconocer que los porcelánicos (negros con motitas blancas) son mucho más prácticos para su posterior limpieza y conservación.



Previamente las limpiaremos y quitaremos las hojas sobrantes. Las cortamos en 8 trozos cada una. Para evitar que se ennegrezcan deberemos reservarlas en un cazo con agua y unas gotas de limón. También podéis añadir un poco de harina y así también evitamos que se ennegrezcan. 


Una vez el aceite está caliente, marcamos el foie y los reservamos. Seguidamente escurrimos las alcachofas y las sofreímos. Rectificamos de sal. Seguidamente hacemos lo mismo con el pollo, previamente troceado. Rectificamos de sal. 



Cuando esté todo bien sofrito añadimos el tomate triturado (75 gramos aprox) y una pizca de sal. Una vez el tomate esté bien sofrito, añadiremos el arroz y una cucharilla de café de pimentón dulce. Sofreímos un poco el arroz conjuntamente con el resto de ingredientes. Solo queda añadir el caldo ya con el colorante alimenticio. Recordad que hay que poner casi el triple de caldo que de arroz. Es conveniente que el caldo ya esté previamente muy caliente para no enlentecer el proceso de cocción y así evitar que el arroz se estropee. Dejamos que hierva durante unos 18 minutos aproximadamente. Los primeros 10 minutos deben ser un poco más intensos y después rebajamos hasta que finalice la cocción. 


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *