BACALAO CON CREMA DE GUISANTES. PLACER EN ESTADO PURO

EMPLATADO DEL BACALAO CON LA CREMA DE GUISANTES.


Aunque todas las semanas os intento transmitir con mucha ilusión mis inquietudes culinarias a través de mi blog, yo ni soy cocinero, ni tengo un restaurante. Mi profesión es la pedagogía y trabajo como profesor en un instituto rodeado de mis alumnos con los que disfruto un montón.  Mis aficiones la gastronomía y el deporte, las cuales practico a diario.

Respeto muchísimo la cocina y también a los cocineros.  Por esa misma razón, el hecho de que me guste la cocina o que cocine en casa no significa que sea cocinero. Para mí la palabra cocinero es algo muy serio. Cocinero es la persona que se rompe la espalda todos los días en una cocina de un restaurante, bar, chiringuito o lo que sea. En definitiva, aquella persona que vive de la cocina. Yo no tengo los conocimientos, ni las técnicas que muchos de ellos tienen después de muchos años de formación. De ahí que mi cocina sea tan sencilla.

Es una cocina como digo sencilla, accesible a todas las personas que se quieran iniciar en el mundo de la cocina, dándole un toque en la presentación para transmitir un poco de alegría al día a día. Podemos comernos un lomo de bacalao con guisantes o del mismo modo, como os propongo hoy, podemos hacernos un bacalao con crema de guisantes con aceite de oliva virgen y escamas de sal ahumadas. La cosa cambia, ¿verdad?
La receta de hoy es una receta sencilla de preparar con unas texturas suaves y cremosas. Una receta que preparé la otra noche para mi mujer y para mí en unos 30-40 minutos aproximadamente sin ninguna dificultad. 


INGREDIENTES

2 lomos de bacalao

1 patata mediana

200 g de guisantes

1 quesito en porción

Nuez moscada

Aceite de oliva virgen

Sal


PREPARACIÓN

Ponemos un cazo con agua a hervir. Pelamos la patata, la limpiamos y la ponemos a hervir durante unos 20-25 minutos. Mientras tanto, preparamos los lomos de bacalao. El bacalao lo podemos preparar de diferentes formas. Yo utilicé una sartén, puse un chorrito de aceite y lo puse a freír con la piel tocando la sartén. Lo tapé para facilitar la cocción. Cuando veas que el bacalao esté cocido por la parte superior apagamos el fuego. Con cuidado y la ayuda de una paleta le damos la vuelta en un plato para poder quitarle la piel. Realizamos la misma operación con el otro lomo. 

Cuando esté cociendo la patata 20 minutos incorporamos los guisantes. Sí son congelados durante unos 5-7 minutos. Rectificamos de sal. Después quitaremos el exceso de agua y con la batidora trituramos la patata con los guisantes. Le añadimos el quesito, sal, un chorrito de aceite y una pequeña ralladura de nuez moscada. Batimos hasta conseguir el sabor y la textura deseada. Finalmente emplatamos y decoramos con unas gotas de aceite y unas escamas de sal.

Impresionante. 





Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *