BOQUERONES EN VINAGRE. UN APERITIVO FANTÁSTICO.

BOQUERONES EN VINAGRE. UN APERITIVO FANTÁSTICO.

Por Santi Hernández

De vuelta al cole. Esta semana han empezado los chavales las clases con “la nueva normalidad” y nosotros también nos tenemos que ir adaptando con esta situación.

Lo que no cambia es la afición por la cocina y nuestras recetas. Esta semana os traigo unos boquerones en vinagre. Una receta que mi suegra hace muy a menudo y que esta vez la he preparado yo. El proceso es bien sencillo y apenas necesitamos ingredientes.

INGREDIENTES

500 g de boquerones

Vinagre de vino blanco

Aceite de Oliva Virgen

2 ajos

Perejil

Aceitunas rellenas

ELABORACIÓN

1º Congelación y limpieza

En primer lugar debemos congelarlos durante 48 horas para evitar intoxicaciones con el anisaki. Una vez pasado este tiempo dejamos que se descongelen y procedemos a limpiarlos y a quitarles las espinas al boquerón. Le quitamos la cabeza con el pulgar y seguidamente y con cuidado vamos abriendo el boquerón por la tripa con el dedo de abajo a arriba. Le quitamos las vísceras y la espina con cuidado. Reservamos. Si por el contrario, no os veis limpiando pescado o no es da la vida para más, os los pueden limpiar en la pescadería. Yo lo suelo hacer así.

Boquerones limpios de espinas

2º El vinagre

Una vez limpios, los dejamos en remojo durante una media hora para que terminen de desangrarse con agua fría. Los escurrimos y limpiamos los lomos uno a uno para que queden sin espinas y restos. Los presentamos hacia arriba en un recipiente y los cubrimos de vinagre. Introducimos en el frigorífico bien tapados durante 3-4 horas. Yo suelo poner el 100% de vinagre pero he visto muchas recetas que suelen poner una proporción de vinagre y agua al 80%-20%.

Cubriendo de vinagre los boquerones

3º El aceite, el ajo y el perejil

Pasado este tiempo podréis observar que el boquerón ha quedado blanquecino. Si lo tenéis mucho más tiempo el boquerón perderá consistencia y se cocinará demasiado.

Quitamos el excedente de vinagre y los limpiamos uno a uno con un poco de agua. Seguidamente los introducimos en un recipiente de forma ordenada y hacia arriba. Hacemos una base que rociaremos con aceite de oliva virgen, ajo laminado y perejil picado. Volvemos a repetir la operación hasta que los tengamos todos bien ordenaditos. Finalmente los terminamos de cubrir con aceite de oliva virgen y le añadimos unas aceitunas rellenas. Dejamos reposar para que se integren los diferentes ingredientes y ya lo tenemos listos para comer.

Un aperitivo ideal

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *