CASTILLO DE SAN DIEGO DE BARBADILLO. MI PRIMER BLANCO

Barbadillo es un vino que me trae muchos recuerdos. Quizá fue casualidad, quizá no lo fue. Lo cierto es que este fue mi primer vino blanco. Seguramente por que el precio es muy asequible y por que lo puedes encontrar en cualquier supermercado.


Lo que ya no es tan casual es que a día de hoy me siga acompañando en muchas ocasiones. Hoy en día es un clásico en mi cocina, sobretodo cuando hay marisco. La fideuá es su fiel compañera, la cual de forma armoniosa, marida a la perfección. Supongo que con los langostinos de Sanlúcar de Barrameda será algo bestial. Cuando visite estas tierras habrá una parada obligatoria. 

Destacar que en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) encontramos esta bodega centenaria, que desde 1975 produce este maravilloso vino blanco. Seguramente el vino blanco más vendido de toda España. Un vino de la D.O. Jérez, elaborado con la variedad Palomino fina. 

La variedad Palomino es una cepa de gran productividad. Se siembra en una particular tierra blanquecina. Sus racimos son de tamaño grande y frondosos. Las bayas tienen un tamaño medio, forma ovalada, color dorado y piel fina. Se consiguen con ella vinos generosos, suaves, con poco cuerpo y color amarillo-verdoso. Su tronco retorcido y tortuoso, presenta una corteza gruesa y áspera que se desprende en tiras longitudinales. Las ramas jóvenes, denominadas sarmientos, son flexibles y muy engrosadas en los nudos; alternando sobre ellas se disponen las hojas, grandes, palmeadas y muy lobuladas y a la vez están dentadas, se las suele llamar pámpanas.

Destaca el cultivo en Jerez, en la zona formada por Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María, Sanlúcar de Barrameda yTrebujena, todas ella comunidades gaditanas.

NOTA DE CATA

VISTA

Vino limpio y brillante, de color amarillo pálido con reflejos verdosos, que según las distintas añadas, tiende a color oro pálido, llegando a dorado. NARIZ: Nariz franca, neta y limpia. Aromas delicados de flores blancas y frutas tiernas.

BOCA 

Franco, seco, ligero, ágil y fácil de beber. Buena acidez, armonioso y agradable al final. 

MARIDAJE Y CONSUMO 

Su color amarillo pálido y su aroma fragante, joven y afrutado lo convierten en perfecto acompañante de tapas, aperitivos y entrantes como el jamón, quesos suaves y frutos secos. Su particular sabor es el complemento ideal de pescados y mariscos, ensaladas de ahumados, arroces y verduras. Servir frío a una temperatura recomendada entre 6 º y 8 ºC en copa de vino blanco. 
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *