CREMA INGLESA CON HIGOS CARAMELIZADOS. EN OTRA DIMENSIÓN.

CREMA INGLESA CON HIGOS CARAMELIZADOS. EN OTRA DIMENSIÓN.

Por Santi Hernández

Hace cosa de un año estuvimos en Denia en Pont Sec. Un restaurante referente en la ciudad donde se puede disfrutar de la buena cocina tradicional con una intensidad bestial. Pep Romany es el encargado junto a su mujer de transmitir esa esencia con total naturalidad. Uno se siente como en casa. Son cercanos y muy hospitalarios.

A partir de ahí todo se ve de otro modo. Pudimos degustar diferentes arroces, todos ellos deliciosos, la cocas, que son un referente y los postres caseros son un tema aparte. Al menos el que pedimos nosotros. Pude probar una crema con unos higos caramelizados que me impactaron. Algo tan sencillo y tan delicioso.

Así que como suelo hacer, yo he preparado mi versión del postre. He preparado una crema inglesa con unos higos caramelizados, con la intención de transportarme a Pont Sec. Un lugar que sin lugar a dudas, debéis visitar.

INGREDIENTES

Para elaborar la crema inglesa para 4 personas necesitamos

250ml de leche entera o semi

65 g de azúcar

2 yemas de huevo L

1 rama de canela (opcional)

4 higos

PROCESO

Para preparar esta delicia de crema ponemos a calentar en un cazo la leche con una ramita de canela si le queréis dar un toque. Cuando esté a punto de hervir reservamos. Mientras tanto, cogemos un bol y ponemos el azúcar y las dos yemas de huevo. Batimos enérgicamente con unas varillas hasta que el azúcar se disuelva y se integre con el huevo.

Una vez lo tengamos preparado vamos vertiendo la leche en el bol poco a poco sin dejar de remover para evitar que las yemas se cuajen. Y una vez lo tenemos, colamos la mezcla de nuevo en el cazo.

Calentamos a 85ºC sin dejar de remover con una cuchara de madera hasta que veamos que adquiere un puntito de espesor. Retiramos y enfriamos en un al baño maría con agua fría para cortar la cocción. La mezcla debe quedar un poco líquida ya que al enfriarse cogerá un poquito más de espesor.

Finalmente tan solo nos queda emplatar. Para ello cortaremos los hijos en cuartos y los rebozaremos con azúcar. Con la ayuda de un soplete los caramelizamos. Si no lo podéis caramelizar no os preocupéis porque el resultado también es exquisito.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *