EL BOBAL BLANCO Y BOBAL NEGRO DE VICENTE GANDIA. LOS VINOS DE OTILIO.

EL BOBAL BLANCO Y BOBAL NEGRO DE VICENTE GANDIA. LOS VINOS DE OTILIO.

Por Otilio Haro

BOBAL BLANCO 2019

Una bobal vinificada en blanco siempre es una rareza por el mero hecho de que no se dan. El caso que nos ocupa, por color, parece un rosado de esos provenzales tan claros pero al extremo. Vamos, de un rosáceo superpálido. Por otra parte, habitual en tantos blanc de noirs. Se aprecian claramente unos destellos cobrizos y una glicerina en su lágrima tal y como acaba demostrando más tarde. De aroma delicado, sutil. Por lo tanto nada intenso. Sin estridencia alguna.

De fragancia marcadamente floral, con toda la gama blanca de pétalo graso; rosas, margaritas e incluso jazmín. La fruta que expresa me recuerda al níspero fresco tan mediterráneo. También plátano en óptima maduración. Y al fondo de la nariz, unos herbáceos mentolados que despejan y que lo hacen balsámico, sobre todo a copa vacía parece que crezcan, como el alcohol.

En boca la primera entrada es floral completamente, le sigue la fruta de hueso… es una continuación de la predecesora fase. Tiene un tacto graso, diría que envolvente. Se nota la uva en el postgusto, pues demuestra vinosidad. La sutilidad, digamos, pasa a garra. Justo lo que esperas. Cuenta con acidez y mejores amargos.
Me ha convencido. Lo veo interesante. Su precio, 16€ aproximadamente.

BOBAL NEGRO 2018

Ya al verterlo en copa ves la fluidez, el brillo… De color rojo luminoso de capa media con la orilla rosácea. Lágrima fina que marca color cuando seca tal y como hacen los vinos que tiran a joven. Aroma abierto, muy fresco, con fruta roja; moras, cerezas… notas de caramelo de lilas que lo hacen atractivo.

Es especiado, con un toque de regaliz, y un balsámico fondo… Es totalmente diferente hasta el momento. Un nuevo perfil. En boca está todavía mejor, y es que me gusta mucho toda esta frescura. Pues tiene una apariencia ligera, pero falsa, porque tiene su trama. Simplemente es que la fruta para viva, jugosa y tiene un curioso picor a piel de naranja que es lo que más me gusta de todo. La flores, afloran en retronasal.

Destaco una vez más su frescura, su perfil de bobal diferente y una acidez que limpia y lo hace sumamente bebible. Sobre unos 16€.
Sorpresa. 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *