GUISO DE POLLO CON ALBÓNDIGAS. UN CLÁSICO.

GUISO DE POLLO CON ALBÓNDIGAS. UN CLÁSICO.

Un guiso de pollo con albóndigas es una propuesta ideal para estas Navidades. Un plato reconfortante que inunda con su aroma nuestra casa. Un aroma característico de Navidad. Todavía recuerdo cuando mi madre lo preparaba el día de Navidad.

Se trata de un guiso muy común y tanto es así que tiene infinidad de variantes. Esta vez lo he preparado con un sofrito de tomate pero recuerdo que mi madre no le solía poner tomate. De igual forma las verduras son muy habituales. La zanahoria, los guisantes, así como las patatas rotas para que suelten su tan apreciado almidón que ayude a espesar el guiso.

En fin, un plato estrella con identidad propia que huele a Navidad.

INGREDIENTES (para 4 personas)

1 pollo troceado

250 g de carne picada mixta

1 huevo tamaño L

Pan rallado

Aceite

Sal

Pimienta

Piñones

1 hoja de laurel

1 vasito de vino blanco

 Almendras tostadas

2 patatas medianas

50 g de tomate natural triturado

ELABORACIÓN

Para preparar este guiso tan rico lo primero que tenemos que hacer es sofreír la carne hasta conseguir que quede bien dorada.  En una sartén con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y un par de ajos sofreiremos la carne.

En una cazuela pondremos unos ajos,  la almendra picada y los piñones. Sofreímos con un poco de aceite y añadimos el tomate. Una vez el tomate esté bien sofrito añadiremos un vasito de vino blanco. Pelamos un par de patatas, las rompemos y las añadimos al sofrito. Removemos y reservamos.

PREPARAMOS LAS ALBÓNDIGAS

Mientras tanto vamos a preparar las albóndigas. Salpimentamos la carne y le añadimos un puñado de piñones y un toque de canela o nuez moscada. Le añadimos el huevo y seguidamente el pan rallado a demanda hasta conseguir una masa lo suficientemente consistente para poder manipular la carne. 

Nos untamos de aceite las palmas de la mano y procedemos a bolear las albóndigas. Las podemos hacer de unos 25-30 gramos cada una. Una vez las tengamos preparadas las vamos a sofreír hasta que estén bien doradas.

Finalmente en una cazuela introduciremos la carne, las albóndigas junto al sofrito. Cubrimos de agua o caldo de pollo y dejamos que se cueza a fuego lento durante una hora aproximadamente. Apagamos y dejamos que repose.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *