HUEVAS DE SEPIA CON TOMATE Y CEBOLLA

Estuve en la pescadería y vi unas huevas frescas con muy buen aspecto. Es un aperitivo muy apetitoso y tienen una textura tierna muy sabrosa. La primera vez que las probé fue en el Restaurant Nou en la localidad de Massanassa hace ya casi 20 años. Corrían los años 90. Eran nuestras primeras cenas fuera del pueblo, con el carnet de conducir recien sacado, la novia, los amigos. En aquel entonces pedíamos Peñascal, un vino espumoso rosado que nos acompañó durante algunos años. Era la época de las americanas con hombreras. Eran los tiempos de Locomía. Menudos tiempos aquellos.

Así que le dije a Charo que me pusiera unas cuantas huevas sin saber exactamente como las iba a preparar ya que cualquier guarnición o picadillo les viene bien. Al llegar a casa no me quise complicar la vida  y las preparé de una forma muy sencilla. Simplemente las marqué a la plancha y les preparé un picadillo con tomate y cebolla al natural para darle un toque de frescor y así que me sirviera de entrante para la cena.


LA RECETA

En primer lugar cortamos a cuadraditos pequeños un tomate de pera  y media cebolla tierna. El picadillo lo introduje en un vaso de cristal en el cual añadí aceite, sal y vinagre de Módena en crema. Removí y lo dejé reposar mientras preparaba las huevas. Las proporciones de tomate y cebolla van a gusto del consumidor. Yo recomiendo que no pongamos mucha cebolla para que no tome demasiado protagonismo ya que la hueva tiene un sabor muy suave y característico que hay que saborear. Marcamos las huevas en una sartén con unas gotas de aceite y le damos vuelta y vuelta con una pizca de sal. Finalmente solo nos queda preparar las cucharillas.

RECONSEJO: Para marcar las huevas yo prefiero utilizar una sartén, ya que trasmite mejor el calor quedando doradas por fuera y tiernas por dentro.
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *