LA BICICLETA VOLADORA. LOS VINOS DE OTILIO.

LA BICICLETA VOLADORA. LOS VINOS DE OTILIO.

Por Otilio Haro

Juventud divino tesoro. Fiesta en la copa.
Un tinto joven, sápido, fresco y fluido a rabiar. A los robleadictos, fuera, ni lo miréis!
De un color rojo cereza abierto y luminoso con reflejos violáceos. Poca capa. Expresión frutal como decía. Notas ahumadas naturales, guindas y endrinas en licor, fresas… y un fondo herbáceo muy chulo. Todo un vino de sed como demuestra en boca, donde además, cuenta con el tono dulce de toda buena fruta. Y no sólo es jovial. Tiene un toque salino final que lo hace interesante.


Es otra Rioja. La de elaboradores con chispa que no hacen otra cosa que plasmarla en el vino. Otra cara que demuestra la grandeza de esta denominación de origen.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *