LA PUREZA DE PEPE MENDOZA. LOS VINOS DE OTILIO.

LA PUREZA DE PEPE MENDOZA. LOS VINOS DE OTILIO.

Por Otilio Haro

Pepe Mendoza llega al medio siglo de la manera perfecta. Es viejo y joven a la vez. O lo que es lo mismo, sabio y entusiasta. Aquí, en un plis, unas cuantas de sus creaciones en corto tiempo.

Al loro con sus pequeñas producciones,  pues son efímeras y no se repiten. Son efímeras materialmente, porque tienen alma y ésta es la que se queda. Luego están sus pilares, basados en la Giró, la Monastrell y la Moscatel. Sus tres guardianes, se podría precisar. Vinos de guarda pero que parten con la virtud de poderse dusfrutar ya y con ese denominador común sello personal del individuo en cuestión que ya imprimía en la anterior empresa, Enrique Mendoza. Ahora cabalga sólo. Bueno, qué más quisiera. Ahí está Pepa, sus tres hijos e incluso Lola, esa perra que aparece en las etiquetas.  Todos ellos son su motor. Él pone el carburante y alguna que otra bujía que cambia con buen tino cuando se funde. Personalmente he disfrutado en cada sorbo. Aquí hay materia, respeto y criterio.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *