REVUELTO CON SETAS DE TEMPORADA

Este fin de semana hemos comprado setas de varios tipos para preparar algunas recetas. Setas que normalmente no encontramos y que tienen mucho valor gastronómico. Por eso el precio también es un poco más elevado. Vamos a empezar la semana  con un revuelto de setas. Para ello hemos utilizado la trompeta negra, el rebozuelo y el boletus edulis. Cada uno de ellos tiene una forma distinta, así como una textura y sabor distinto. Es un mundo muy interesante del que esperamos ir aprendiendo mucho.



Elaboración

Para preparar el revuelto limpiamos y cortamos finamente las setas con unos ajos. Sofreímos los ajos en una sartén con un chorrito de aceite y cuando empicen a dorarse añadimos las setas. Las salteamos y cuando estén en su punto añadimos un par de huevos previamente batidos (solo un poco). Finalmente dejamos que cuaje según el gusto de cada uno. Esta vez hemos dejado que cuaje un poco más. Lo acompañamos con un poco de pan  tostado.


  Características de las setas






 Trompeta negra

La trompeta negra es un hongo oscuro, casi negro. Su seta no resulta atractiva, pero tiene un sabor muy bueno. Es difícil de encontrar debido a su pequeño tamaño y a su color oscuro, que fácilmente se confunde con la hojarasca en el suelo del bosque.
El cuerpo fructífero tiene forma de embudo y mide hasta 3 centímetros de ancho por 4 centímetros de alto, su color es negruzco cuando esta húmedo y es más claro, casi gris, cuando esta seco.
Crece en las zonas húmedas de los bosques de coníferas en la mitad del invierno y comienzo de la primavera.

Rebozuelo
Es conocido comúnmente como rebozuelo, anacate o chantarela. Su seta es comestible, y se puede encontrar cerca de coníferas y árboles planifolios, en la mayor parte de los casos a la sombra de encinas, alcornoques o robles. En la época de verano-otoño la seta aparece como ingrediente en muchos de los platos de la cocina europea.
El color no es característico ya que depende de las características del terreno donde crece, aunque suele ir entre el amarillo blanquecino hasta el naranja. El sombrero es muy variable de tamaño y puede llegar a 6 a 10 cm.
Es una seta agradable de sabor y tiene rendimiento culinario tanto guisada como en conserva o seca (se conservan hasta un año a temperatura ambiente). La carne es prieta y la convierte en un acompañamiento ideal de carnes.


Boletus edulis

La forma de esta seta es muy característica, quizás similar a la de un tapón de cava. Una de las características más llamativas de esta seta a la hora de determinarla es el color entre marrón y negro de su sombrero; posee una coloración inicialmente blanca, que adquiere poco a poco un aspecto más oscuro, casi entre el marrón-negro. El himenio está unido al pie; es desde el sombrero de color blanco.
Esta seta es una de las más apreciadas por su sabor y textura. El nombre latino de la seta indica esta característica: en latín edulis significa comestible. Suele emplearse tanto cocinada como en conservas (en vinagre o aceite). La carne de esta seta es blanca (tirando hacia marrón) y compacta, tanto en el sombrero como en el pie. No suele despedir olores particulares y tiene un sabor bien definido: dulce como el de las avellanas.





 OS DEJO OTRAS RECETAS QUE SEGURO QUE OS GUSTARÁN
2 Comments
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *