REVUELTO CREMOSO CON LONGANIZA, PIMIENTO Y CALABACÍN. UN DESPROPÓSITO PARA EL PALADAR.


Es increible lo sabrosa que puede llegar a ser una cosa siendo tan sencilla de preparar. Al llegar a casa y una vez los niños acostados decidí preparar un revuelto de los que habitualmente preparo. Poco cuajados, suaves y cremosos. Como ya sabéis el revuelto es algo muy socorrido y me saca de un apuro en muchas ocasiones. Con la nevera medio vacía cogí unos pimientos italianos, un calabacín y unas longanizas de “la Furiona”, la carnicería que habitualmente suelo ir. 
Es importante que la materia prima sea de calidad. A veces vamos a almorzar con los amigos a algún bar y pruebas embutido de muy baja calidad. Embutido que seguramente ni los propietarios del bar comerán en sus casas, pero que en cuestión de abaratar todo vale.Os recomiendo que vayais a una carniceria de confianza. Vale realmente la pena, porque con esas longanizas donde la carne picada es compacta y de color rosa chicle, ni el revuelto, ni los almuerzos saben igual. Os lo digo yo. 
Vale la pena que un almuerzo valga 50 centimos más y que disfrutes comiendo. De ese modo a la vez contribuiremos a mantener los pequeños comercios tradicionales que cada día quedan menos.



 Preparación

La preparación es muy sencilla. Simplemente tenemos que trocear los ingredientes en trocitos pequeños y sofreirlos en la sartén. Una vez están bien dorados, batimos (solo un poco) un par de huevos y los vertemos a la sartén donde está el resto de ingredientes. Retiramos la sartén del fuego y con una cuchara de madera removemos lentamente hasta que tenga la consistencia que deseemos. Que no se os olvide el pan.




IDEAL PARA EL ALMUERZO DE ESTE FIN DE SEMANA. BUEN PROVECHO AMIGOS



  

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *