ROPA VIEJA. UN CLÁSICO ENTRE LOS CLÁSICOS.

ROPA VIEJA. UN CLÁSICO ENTRE LOS CLÁSICOS.

Si el puchero es un clásico, ¿qué podemos decir de la ropa vieja?. Una receta de aprovechamiento típica, llena de sustancia y texturas. Una receta perfecta para que no sobre ningún ingrediente. Tenemos que aprovechar todos los ingredientes al máximo y el mejor plato para hacerlo es este. Con su caldo y sus ingredientes el otro día preparé unos fideos, al día siguiente un arroz al horno (rossejat: cuando se hace con el caldo del puchero) y de las sobras hoy os voy a preparar ropa vieja aunque también podemos preparar deliciosas croquetas. Pero esta receta os la prepararé otro día.


Para preparar la ropa vieja básicamente tenemos que aprovechar todos o casi todos los ingredientes sobrantes y sofreírlos.

PROCESO

En primer lugar deshacemos la carne. El pollo, el cordero, la ternera, etc.. En fin, todo lo que haya sobrado. Después cogemos la patata, la zanahoria, el nabo, el blanquet (morcilla blanca), la morcilla, la tocino y la cortamos a trocito. Y por último, tomaremos los garbanzos.


Pues bien, una vez lo tenemos todo preparado cogemos una sartén y le echamos un buen chorro de AOVE (aceite de oliva virgen extra). En primer lugar ponemos los garbanzos y los freímos durante unos 5 minutos. Tampa la sartén si no queremos que estallan.


Después añadimos la carne junto a la morcilla, el blanquet, el tocino y tapamos. Dejamos que se sofría. Rectificamos de sal y removemos de cuando en cuando para que no se pegue a la sartén. Por último, echamos la zanahoria, la patata y el nabo y lo dejamos entre 5 y 10 minutos más a fuego medio-lento.


De esta manera tenemos un plato para aprovechar todos los ingredientes, crujiente, delicioso, lleno de texturas y con un sabor impresionante.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *