SALMOREJO CORDOBÉS. COCINANDO CON ALBERTO NÁCHER

Hace cosa de unas semanas me preparó la cena mi cuñado Alberto. De primero nos sorprendió con un Salmorejo Cordobés. Aunque Alberto ya cuenta con 27 primaveras, para mí siempre será el pequeño de la casa. Cuando lo conocí, tan solo contaba con 5 añitos. Así que imaginaros, con esta diferencia de edad, según él ya estoy un poco mayor, pero aunque la diferencia de edad sea notable, yo siempre seré el pesado de su cuñado que no para de incordiar. 

El salmorejo cordobés es una crema ancestral de elaboración muy sencilla e incluye un majado o triturado de miga de pan, si es telera (pan de masa dura típico en Andalucía) mejor, ajo, aceite de oliva virgen extra, sal y tomates. Evidentemente los que no tenemos a nuestro alcance telera, utilizamos otras variantes de pan. De hecho en muchas ocasiones se usa el pan de molde, por ser un pan que todos tenemos en casa. 



INGREDIENTES


    1kg de tomates de pera maduros


50 ml de aceite de oliva virgen

Pan de telera o pan de días anteriores.

1 diente de ajo

Unas gotitas de vinagre.

1/2 vaso de agua
Sal

Para la presentación

Taquitos o virutas de jamón

1 huevo duro


    PROCESO
    Se limpian los tomates y los cortamos en cuartos. Los metemos en un bol  y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida. Pasamos esta salsa por un colador para retirar las impurezas (trozos de piel y pequeñas pepitas) que hayan quedado.
    Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la crema. Si el pan que habéis utilizado está duro dejad unos 10 minutos que repose para que se ablande y podamos batirlo mucho mejor. Pelamos el ajo y como de costumbre le quitamos el centro para que no repita. 
    Echamos el aceite de oliva virgen y la sal. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Finalmente, tan sólo nos queda meter el bol en el frigorífico y dejar que se enfríe, 
    Cuando vayamos a presentarlo, lo mejor es ponerlo pequeño bol y añadir unas virutas de jamón serrano o ibérico. Además el huevo cocido y unas gotitas de aceite de oliva virgen le quedan perfecto. También le podeís añadir pepino, pimiento, cebolla, zanahoria, remolacha o incluso trocitos de melocotón

    One Comment
    Leave a reply

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *