TARTA DE ALMENDRA. LA DE TODA LA VIDA.

TARTA DE ALMENDRA. LA DE TODA LA VIDA.

La tarta de almendra, qué maravilla. No hay nada como recordar aquellos sabores y aromas que te transportan, que te acercan a tu familia, a la tradición. De tradición pastelera vengo y recetas dulces no me faltan, por lo que esta semana os he querido preparar uno de los dulces más representativos de los hornos tradicionales. La tradicional tarta de almendra.

Aquellas tartas que mi madre con gran maestría y desparpajo decoraba con merengue. Aquellas flores que hacía con merengue, con la ayuda de un bolígrafo bic como soporte, y se iban formando pétalo a pétalo hasta dejarlas caer con sutileza encima de la tarta. Flores rosas, verdes. Nosotros la mirábamos con admiración. Aquella manga pastelera se movía con destreza y precisión hasta cubrir toda la tarta . Eran muchos años de experiencia. Tarta que después se horneaba unos minutos para que el merengue se secase. Y así, una detrás de otra, toda la tarde en el horno del tío Jesús.

Aquellas tartas que podían ser de varios pisos, típicas de bodas, bautizos y comuniones. Unas tartas que no podían faltar en cualquier celebración, junto a un sinfín de dulces tradicionales. La coca fina, el sachí, la repostería de almendra, la coca de arrope…cuanta riqueza. Las iremos viendo poco a poco.

Pero si os parece, vamos al lío y os explico cómo la he preparado, que me he venido arriba recordando aquellos maravillosos momentos de mi infancia.

INGREDIENTES

6 huevos

250 g de azúcar

200 g de almendra

50 g de harina

Manteca de cerdo

Molde para tartas de 28 cm de diámetro

Para el almíbar

100 ml de agua

100 g de azúcar

Para el merengue

2 claras

200g de azúcar

PROCESO

Encendemos el horno a 180ºC . Separamos las yemas de las claras. Levantamos las claras a punto de nieve con la ayuda de una batidora y un poco del azúcar. Una vez preparadas vamos añadiendo las yemas una a una, el azúcar restante, la almendra y la harina. Removemos bien hasta que se integre.

Untamos el molde con manteca de cerdo y vertemos la mezcla. Metemos en el horno a 180ºC arriba y abajo durante 1 hora. Debajo de la tartera, en el horno, pondremos papel de aluminio para evitar que se queme y cuando la tarta coja color, hacemos lo mismo en la parte superior hasta que esté el tiempo indicado.

Una vez preparada, dejamos que se temple y preparamos un almíbar ligero con agua y azúcar a partes iguales y dejamos que hierva durante unos 5 minutos. Después, con la ayuda de un pincel o brocha la mojaremos un poco para que esté más esponjosa.

Finalmente, si os apetece la podéis decorar con merengue. Para ello, utilizaremos dos claras y 200 g de azúcar y con la ayuda de una batidora levantaremos este fantástico merengue. Tenéis que ir añadiendo el azúcar poco a poco y una vez preparado, con la ayuda de una manga pastelera y una boquilla decoramos la tarta cómo más os guste. Finalmente le daremos un golpe de horno para secar el merengue. Y listo.

Una maravilla

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *